Etiquetas

, , , , ,

Cuarta entrega de la mini serie sobre los orígenes de Muse en España, vividos y contados por periodistas, promotores o disqueros que apoyaron al grupo desde sus inicios. Este texto es del amigo Ramón Redondo, quien presentó el programa de radio “Ingravidez” en Los 40 Principales, entre 2002 y 2011, y en la actualidad dirige la emisora LOS40 Classic.

Hay evidencias científicas de la existencia de unas líneas paralelas, y difícilmente borrables, que enlazan con fuerza nuestras vidas a las trayectorias de grupos y artistas con los que en determinado momento de nuestras vidas se produce un encuentro muy intenso. Me pasó y me pasará con Muse.

A principios del 2000 aterrizo en Los 40 Principales, y una de las primeras tareas, gratísima para ser el “nuevo” de la redacción, es formar parte del equipo de enviados a la edición del Doctor Music Festival que ese verano se celebra en Asturias. Prolegómenos… conoce en profundidad a todos los artistas del cartel, sus discografías y sus mapas, por si nos cruzamos con managers propensos a la promoción que faciliten entrevistas en el set de Los 40 instalado en medio del reciento del festival.

¿Muse? Muy etérea e ingrávida esta portada de este su primer álbum. Play: ¡oye! es un rock épico y con aires futurista, y el tipo canta desgarrado y potente. Me los apunto.

“¿A qué hora dices que vienen? Es pronto para gran parte del público, pero les recibimos encantados”. Pelos con tintes imposibles, juventud y acné a borbotones, y una charla amena en la que el supuesto frontman, Matt, ya se muestra parco y risueño como suele hacer. En un rato os vemos en el escenario de la carpa… y ante apenas unos centenares de curiosos y despistados, Muse hicieron su debut en directo en nuestro país, una tarde del mes de Julio de hace 19 años.

La grandiosidad, en todos los sentidos, de la banda actualmente, con el mejor directo del rock moderno, ya la conoces. Y se ha construido sobre esa ausencia inicial de pelotazos iniciales, y cimentada en canciones rotundas y directos incontestables. 

Muse es un grupo de principios y todos ellos están en Origin of Muse, un manual definitivo para entender lo que son Bellamy y cía ahora mismo. Aquellos primeros peldaños gloriosos, como las crudas Sunburn o Muscle Museum del debut ‘Showbiz’, la hiperespacial Bliss, la circense New Born y su primer hit masivo Plug In Baby representan perfectamente el contexto en que el grupo comenzó su carrera practicando un rock seco, afilado y metálico con unos falsetes que a la primera escucha les sacaban del nu-metal que reinaba en esos primeros años de la anterior década.

Desde entonces he seguido yendo a sus directos con una pasión y expectación emocionadas, a pesar de las divergencias que suelen provocar las giras de gran estadio en los fans primigenios. Y no hay divergencia, pues su performance de estadio en 2019 es la evolución consistente y creíble de sus conciertos en salas pequeñas y en carpas de festival, que luego pasaron por palacios y escenarios principales, siendo ya cabezas de cartel de los que agitan taquilla.

El virtuosismo y exceso de Matt Bellamy no ha impedido nunca que tanto Dominic como Chris hayan conseguido ser reconocidos como parte esencial del sonido de la banda, pues han gozado de protagonismos en canciones posteriores y ya están en la etapa en que su púbico reconoce claramente su aporte más allá de ser la banda que acompaña al cantante principal.

La próxima que les vea en concierto llevaré 12+1, y sé que además de querer ver como son las nuevas en directo, siempre reclamaré que coloquen en el setlist los incunables que podemos disfrutar en esta generosa colección de canciones, demos, radio sessions, caras B e imprescindibles singles de este Origin of Muse, un box que merece un foco dedicado para brillar con luz solar propia desde nuestra estantería de tesoros musicales.