Etiquetas

, , , , , ,

Nueva entrega de la mini serie dedicada a contar los inicios de Muse en España, por boca de sus protagonistas. Este texto es del ínclito Gerardo Cartón, insigne y polifacético disquero de la escena independiente que publicó los primeros discos del grupo británico en nuestro país.

“Origin of Muse”, la caja que recopila la primera etapa de Muse, se publica este viernes 6 de diciembre.

Muse fue la primera mega banda que me tocó trabajar dentro de PIAS.

Por aquel entonces aún no existía PIAS SPAIN como oficina independiente, y el equipo que formábamos Loreto Antón (Promoción) y yo (Producto), dentro de la multinacional alemana Edel, tuvimos que enfrentarnos a la difícil tarea de desarrollar una prioridad internacional en España con exiguos medios.Nuestro presupuesto de marketing era mínimo, pues PIAS, aunque estuviera “soportada” por EDEL, no gozaba de los mismos privilegios que los artistas firmados directamente por la etiqueta germana.

Es lo que tiene ser “Indie” -:o)-

Pero lejos de arredrarnos, Loreto y yo nos vinimos arriba, y dijimos: “este grupo, lo vamos a petar”.

¿Qué cómo?

Con nuestra máxima principal por aquel entonces:

Promoción, promoción y promoción.

Al principio solo contábamos con el apoyo de Radio 3 y de nuestros amigos Luis Calvo y Joako Ezpeleta, que hacían un programa de radio  “indie” en Los 40 Principales, de nombre “Viaje a los sueños polares”. Aunque inicialmente Muse no fueran del gusto de Luis y Joako, mucho más radicales en sus postulados independientes, ambos sabían que iban a ser un súper grupo que acabaría triunfando mundialmente, así que, haciendo gala de su profesionalidad, decidieron poner el primer single del disco, “Uno”, durante un par de semanas.

La respuesta de sus oyentes fue espectacular, lo que acabó resultando en el “machaque” de sus dos singles posteriores, “Cave” y “Muscle Museum”, durante casi un año. En paralelo, fuimos mandando dichos singles a los principales responsables de Los 40 Principales por aquél entonces, Jaume Baró y Miquel Corral, que poco a poco empezaron a familiarizarse con el grupo.

A los pocos meses de empezar a desarrollar a Muse en España, tuvimos la suerte de contar con una visita promocional de los de Devon a Madrid, en la que, además de hacer decenas de entrevistas de prensa, les llevamos a tocar en “Los conciertos de Radio 3”.

Jamás se me olvidará la transformación que sufrió Matthew Bellamy al subir al escenario de Prado del Rey y empezar a probar el piano y la voz. Ahí tuve claro que era una estrella al nivel de los más grandes. Intenso como Thom Yorke, tan chulo como Bono, y lleno de talento como Chris Martin. Recordad que el primer disco de Muse no llevaba guitarras, de ahí su condición de “rara avis” dentro del pop británico. De esto se copiaron Keane años más tarde, pero por aquel entonces Muse ya habían endurecido su sonido, llenándolo de poderosos riffs que les acercaron incluso al metal.

Este cambio de rumbo musical empezó con su segundo disco “Origin of Simmetry”, y desde entonces, el resto ya es historia. Temas como “Plug in, baby, “Feeling good” y “New Born” siguen siendo de los más celebrados y coreados en todos sus conciertos, y el primero de ellos, por fin, sonó en 40 Principales justo antes de pasar el testigo a Warner Music.

Atrás quedan conciertos espectaculares en la Sala Arena y en La Riviera, antes de dar el gran salto a pabellones, una memorable actuación en el FIB, y la sensación constante de que en cualquier momento podrían pasar a formar parte de una multinacional, como así acabó sucediendo.  

Muse supusieron el bautismo de fuego para Loreto y para mí, pues antes solo habíamos trabajado con grupos indies españoles y con bandas internacionales de metal, pero nos estrenamos en el olimpo del pop con Matthew, Dominic y Christopher, lo que nos vino de perlas para, pocos meses después, sacar el tercer disco de Garbage, “Beautiful Garbage”, que venían de vender 200.000 copias de “Garbage 2.0” en BMG Ariola.

Pero eso, amigos, ya es otra historia…