Etiquetas

, , , , ,

FMdigitaldeluxecover (1)

Sabemos que Peter Green, – guitarrista de escuela y generación inglesas que compartieron figuras tan insignes como los también bluesbreakers Eric Clapton o Mick Taylor, además de Jeff Beck,  Jimmy Page o Dave Gilmour -, convino en fundar en 1967 con el guitarrista Jeremy y el batería Mick Fleetwood una banda de blues progresivo de nombre Fleetwood Mac. Y también que miembros varios fueron incorporándose o abandonando la formación mientras Green oscilaba su genialidad entre la psicodelia y la psicosis más allá de la cordura. La blueswoman Christine Perfect del grupo Chicken Sack se sumó para quedarse en nómina, mientras desfilaron Danny Kirwan, Bob Weston o, sobre todo, Bob Welch para compartir micro como voces principales. Los más fieles a Green que tras su marcha desertaron y dejaron de seguir la pista de Fleetwood Mac se perdieron lo que estaba por venir.

Fleetwood Mac con el protagonismo breve pero intenso de Bob Welch dio su primer paso para su “americanización” definitiva, considerando que el “blues” ya era colonizador en sí mismo. La partida de Welch obligó a Mick Fleetwood y John y Christine McVie a encontrar  rápidamente un nuevo guitarrista: Lindsey Buckingham y éste puso como condición que aceptaran también a su compañera Stevie Nicks, con la que había grabado ya un primer disco. El paquete no pudo ser más completo y provechoso porque el primer disco titulado a secas como “Fleetwood Mac” fue una revelación, aparte de un éxito millonario en ventas. De repente, la banda contaba con tres voces, tres compositores, tres fuertes personalidades de inspiración y talento mayúsculos, pero además, Buckingham resultó ser, además de guitarrista extraterrestre y cantante de éxtasis, una apisonadora en conciertos y un explorador de nuevos sonidos, un buscador de excelencia en la producción, como buen admirador confesado de Brian Wilson. La honestidad literaria de Stevie Nicks cerró el círculo contagiando a sus compañeros. Así descubrimos a la Queen Of Rock And Roll, como la llaman en Estados Unidos. Nicks contaba sin tapujos sus desengaños y tristuras vividas con su pareja, el propio Buckingham. La mecha se encendió y las explosiones se sucedieron en los álbumes siguientes, Rumours, Tusk, Mirage y Tango In The Night

Pero todo empezó con el álbum blanco, con “Fleetwood Mac” que ahora vuelve a nosotros en una reedición deluxe de tres cedés. El segundo y tercero contienen primeras tomas, y grabaciones en vivo en los mismos estudios Burbank y actuaciones varias de su gira de aquel bendito año 1975, donde Buckingham afronta el reto de interpretar clásicos de Peter Green y salir mucho más que airoso pues nos transporta vertiginosamente a su propio planeta.

Este álbum “Fleetwood Mac” es, en efecto, genuinamente “Made in USA”, es Warner-Warner. Y la recuperación responde netamente al prestigio, al origen, a la razón de ser del sello, de la impronta Rhino.

Santiago Alcanda, 9 de Enero del 2018

Anuncios