Etiquetas

FWM0005G_01.tif

Nick Cave, artista de verdad. Nick vive momentos de gloria, a nivel profesional. Es el vivo ejemplo de cómo se puede construir una carrera de éxito, e influencia, confiando en uno mismo, a base de mucho talento y trabajo, sin perderse de vista ni tener que bajarse los pantalones. Una trayectoria ascendente que en los últimos años le ha aupado a niveles de popularidad inimaginables en los años 80. El Nick Cave que vivía en Berlín en 1987 nada tiene que ver con el que en el siglo XXI se recupera de su tragedia personal en Brighton. Ni tu tampoco. Sigue siendo él mismo. Fieramente independiente, enérgico y pasional. Artista y musical

Creemos que “20.000 días en la tierra” no le hizo justicia y desde aquí reivindicamos un documental definitivo sobre Nick Cave. En el que se hable de Birthday Party, de los años en Berlin, de Blixa y Warren Ellis. De los Bad Seeds. Mala simiente. Tipos con mucha vida detrás, con pintas de haberse partido la cara en mil garitos, pero con la sensibilidad suficiente como para interpretar canciones de amor y dolor, belleza y destrucción. Músicos de verdad que hacen de la madurez su seña de identidad. Nick ha sabido rodearse de grandes colaboradores. De Blixa Bargeld (Einstürzende Neubauten)   a Warren Ellis (The Dirty Three) , sin olvidar a Mick Harvey (PJ Harvey), Barry Adamson o Kid Congo Powers (The Cramps, The Gun Club). Todos los proyectos en los que los Bad Seeds están implicados son súper recomendables pero nos quedamos con Dirty Three , Blixa y su misterioso magnetismo, y el trabajo de Mick Harvey con PJ Harvey.

De Nick Cave nos gustan sus torrentes de fuego, y también sus baladas al límite. “The boatman´s call”.  La foto de Anton Corbijn. También sus incursiones en el cine, sobre todo en “El Cielo sobre Berlin” de Wim Wenders. Su disco en Brasil, a donde dicen que acudió para desengancharse. Nos flipa Grinderman y ese derroche de “Raw power” con traje de rayas. También el video de “Jubilee Street”, rodado con Ray Winstone, un actor que nos encanta. Nick es músico de 24 horas y compone de 9 a 5 en un piso con piano y máquina de escribir. Ha publicado varios libros, con títulos tan sugerentes como “Y el asno vio al ángel” o “La canción de bolsa para el mareo”. Y por si no te has dado cuenta, es un fanático de la temática religiosa.

Si quieres ver un docu cojonudo sobre sus años en Berlin, pincha aquí . Es de la tele holandesa pero tiene subtítulos en inglés.

El 5 de mayo sale una súper caja en la que Nick abre sus archivos de audio, video, ensayos y fotos inéditas. Tiene un pintón brutal. Can´t wait.

Anuncios