Etiquetas

, ,

mark-ronson-color-2-rgb-LST009161

Antes de Amy Whinehouse y de “Uptown funk”, Mark Ronson publicó su disco de debut en el 2003 y no se enteró ni el tato. “Here comes the fuzz”. Un discazo. La banda sonora ideal para una fiesta. Hip hop para gente a la que no le gusta el hip hop,  y más cosas. Ronson era conocido entre la “socialite” de Nueva York por pinchar en todas las fiestas de la ciudad. Este disco empezó a sentar las bases de su sonido, que tiende puentes entre la cultura urbana afroamericana del siglo XXI  y el soul-funk de los 60 y los 70.

El álbum mantiene su “punch” más de 10 años después y contiene un buen puñado de temazos que no desmerecen a ningún hit actual; “Ooh wee”, “I suck”, “International affair”  o “Here comes the fuzz” . Hay un montón de colaboraciones, sobre todo de rappers como Ghostface Killah, Mos Def, Nate Dogg, Anthony Hamilton o Nappy Roots. Pero también de cantantes como Rivers Cuomo de Weezer, Sean Paul y Tweet, Nikka Costa (¡!) o Daniel Merriweather.

“Here comes the fuzz” salió en España en el año de su publicación pero tuvo una repercusión escasa y únicamente la desaparecida revista de Barcelona Go Mag se animó a entrevistar a Ronson. Este disco no te va a cambiar la vida, pero si hará que durante más de 40 minutos, la vivas con una vibración positiva.

 

Anuncios