Etiquetas

, ,

brianstripedshirt-e1340218738541

Estos días recuperamos el primer disco en solitario de Brian Wilson. De título homónimo, el álbum se lanzó en 1988 y fue recibido por la crítica con grandes alabanzas, hasta el punto de que muchos lo rebautizaron como “Pet Sounds 88”. El disco lleva descatalogado desde el 2009 y ahora se publica de nuevo con contenido extra; demos, caras B y versiones alternativas. Incluye también declaraciones de Brian en audio sobre algunas canciones del disco. La temática central giraba en torno al amor y la espiritualidad. Brian contó con la colaboración de artistas como  Jeff Lynne de la ELO y Traveling Wilburys o Lyndsey Buckingham de Fleetwood Mac, y también participaron Lenny Waronker (productor y capo de Warner Bros ) o Eugene Landy, su psicólogo de aquella época que se aprovechó de la enfermedad del cantante para robarle de mala manera. El álbum lo publicó Sire, el sello de Seymour Stein, otra leyenda de la música que un día tendrá su correspondiente homenaje.

A Brian Wilson lo conocimos en el verano del 2005 cuando vino a tocar a un festival de jazz en la sierra madrileña. Antes del show estuvimos con él haciendo promoción en el hotel y fuimos testigos de su delicado estado de salud. Iba acompañado por un road manager que hacía las funciones de enfermero y sorteó las entrevistas con respuestas gloriosas (“¿Qué música escuchas? Paul McCartney y Backstreet Boys”). Una hora antes del concierto accedió a saludar a varios fans, de manera inesperada, y colamos en el camerino a amigos y familiares (hardcore fans). El concierto fue impresionante, incluso para los no muy iniciados en el repertorio de Brian o los Beach Boys. Respaldado por una banda de primer nivel, con una musicalidad y soltura digna de los grandes músicos, Brian dejó un gran recuerdo.

En Septiembre del 2004 habíamos publicado “Smile”, el disco perdido de los Beach Boys. Obra maestra del pop que meses mas tarde tuvo su continuación con el lanzamiento de un documental excelente que mostraba todo el proceso de recuperación de ese disco y de Brian, como artista y persona. Un trabajo muy impactante que hizo llorar a más de uno.

Anuncios