Etiquetas

pogues_1985

A los Pogues los descubrimos en el 86 cuando nos pasábamos cintas de “Rum, sodomy & the lash” y “Red roses for me” con gente de por ahí. Vaya par de discazos. Hoy en día no suenan contemporáneos, pero si son atemporales. Como las grandes canciones. Luego los pillamos en Kilkir, una tienda de Pamplona que llevaba un motero, con pintas de haber salido de una tripulación de barco negrero.

Spider y Shane eran punks en el 77. Tenían un grupo que se llamaba The Nipple Erectors. Nunca fueron número uno. A Shane se le veía bailar pogo en los conciertos de los Clash. Luego, más tarde, montaron otro grupo llamado Pogue Mahone (“Bésame en culo” en gaélico) y ya empezaron a dar forma a su sonido. Dar forma a un sonido propio, la gran meta de cualquier artista/grupo. Ellos dieron en el clavo. Con una insuperable combinación de punk y música celta…y canciones para la isla desierta. A mitad de camino entre los Sex Pistols y The Dubliners. Grandes canciones que conquistaron a toda una generación: “A pair of Brown eyes”, “Fairytale of NY”, “Dirty old town”, “The old main drag”, “If I should fall from grace with God”, “Sally MacLennane”, “Misty morning, Albert Bridge”…o “Fiesta”, la canción que los hizo enormemente populares aquí y que sonaba en todas las radios, bares, tascas y verbenas. En esa canción se hablaba de los spaguetti western en Almeria, de Cait O´Riordan, la primera bajista del grupo que los dejó por Elvis Costello, y del espíritu drunk de Hemingway sobrevolando las fiestas de pueblo en España.

No parece que MacGowan y los otros cultivasen mucho las relaciones públicas, pero si que atrajeron a gente como Matt Dillon, que grabó con ellos el video de “Fairytale of New York”, o Gus Van Sant, que uso “The old main drag” en los títulos de crédito finales de “My Own Private Idaho”

The Pogues son mucho mas que las borracheras legendarias de Shane MacGowan. Puede que Shane sea un desastre andante pero es sin duda uno de los mejores autores pop de la música británica del siglo XX. “Fairytale of NY” es número 1 en UK todas las Navidades y desde aquí reivindicamos el legado de The Pogues reeditando todos sus discos en vinilo.

Anuncios