Etiquetas

, ,

$T2eC16h,!)!E9s2fD)HvBRi8hJeo1w~~60_35

Malevaje fueron algo más que un grupo y consiguieron algo muy valioso y harto complicado; acercar la música folklórica del tango a la audiencia rock. El tango, un sonido que parecía viejuno y que ellos reivindicaron como nadie, adaptándolo a la realidad del Madrid de finales de los 80 y comienzos de los 90, con letras como la de “Arroz blanco” Hoy el tango sigue estando demodé, excepto para la gente con el suficiente bagaje (una palabra que nos encanta) como para que se la traiga al pairo lo que se lleve en Facebook o Instagram.

En su buena época Malevaje llenaban teatros, atrayendo a un público de lo más variopinto que iba de la señora que no paraba de decir “que bonito, que bonito”, al rockero malos pelos con patillas gordas y chupa de cuero.

El batería de Malevaje estaba en Gabinete Caligari y el contrabajista Fernando Gilabert en Los Coyotes y además tenían una bailarina que se llamaba Virginia y que era novia de Julián Infante de Los Rodriguez. Antonio Bartrina, todo un icono de Madrid, era íntimo de Garcia Alix y fue un letrista inspirado que supo plasmar como nadie la calle y el golferio madrileño con la compañía de un bandoneón.

Garufa, pucha que sos divertido!!

Anuncios