Etiquetas

,

jaime-urrutia-02-10-14

Ahora que Jaime Urrutia publica “Canciones para enmarcar”, llega el momento de que nos acompañe su figura en estas líneas. Podríamos dedicar varias páginas a su figura, torera, rockera y madrileña, pero es el momento de hablar de “su libro”. Jaime nos entrega una obra seria y documentada, de lectura entretenida y didáctica, donde cuenta historias sobre sus temas favoritos; historias de las canciones como de sus vivencias personales paralelas a dichas obras. Un repertorio que recorre la historia de Jaime Urrutia a través de grabaciones mayúsculas, himnos para una vida, la suya, que ya pasó el medio siglo, y que discurre inseparable por las creaciones de Celentano, Dylan, Nino Bravo, Krahe, Marisol o Nino Bravo.
Analizando su libro, podemos decir que Jaime Urrutia es un “artista para enmarcar”, con todos los honores, ya que sus canciones también han recorrido nuestras vidas y al que le debemos algunos de los momentos más importantes del idioma castellano en nuestra música. Si el cono sur americano tiene a Gardel y Lepera, nosotros tenemos a Urrutia.
¿Quién si no ha escrito líneas inmortales como “Camino Soria”, “Al calor del amor en un bar”, “Dónde están” o “Cuatro Rosas”? Y sin olvidar canciones como “La culpa fue del cha cha cha”, que le llevó junto a Edi y Ferni (Gabinete Caligari) a los más alto del éxito en España y nos dejó boquiabiertos con una auténtica faena de amor fugaz. Ay si Ava Gadner hubiese conocido a Jaime…
También en su carrera en solitario ha demostrado su talento, desde el inicial “Patente de corso”, donde reunió un repertorio imbatible, a los posteriores álbumes, todos ellos tan brillantes como en algún momento irregulares.
Un artista para enmarcar y reivindicar. Queremos a Jaime Urrutia y lo queremos ya. Tiene las canciones, la voz (qué voz), la dicción, el fraseo, y la chulería para volver a demostrarnos que es El Artista. Solo necesita un país que respete a sus figuras, que las espere, que las mime, y las deje vivir mientras juntan las piezas de ese puzzle gigantesco que es la Canción.

Anuncios